La maldición del nueve

Desde que Guardiola está en el banquillo cada uno de los portadores de este mítico número han abandonado el equipo. Será capaz Aléxis de romper con esta maldición?

Cesc Fábregas. Punto Final?

Después de tres años con noticias repetitivas sobre su contratación, parece que al final este año se dan las condiciones para su vuelta

La profecía de Van Gaal

Hace un tiempo, Van Gaal, hizo una profecía, queréis saber cual es?

Mourinho, una táctica diferente

Mourinho se caracteriza por explotar al máximo el entorno que rodea la disputa de un partdo.

Cruyff, dos inicios. Una historia.

La llegada de Cruyff al Barcelona supuso una revolución, tanto en su etapa como jugador, como en la de entrenador.

jueves, 19 de junio de 2014

¿Gracias España?

Leo sorprendido hoy a los periodistas seguidores de la Roja sus análisis sobre la realidad de la selección española. Hablan de una selección rota por el cansancio, de un equipo que ha llegado fundido a una fase final tras una dura temporada, un combinado que a pesar del talento, paga los esfuerzos de un interminable ciclo de competición que se inició un ya muy lejano mes de agosto del año pasado.

Escucho parabienes hablando del tiki-taka y de la herencia que estos jugadores dejan en el mundo de fútbol. Oigo la palabra gracias cómo la más repetida en cada uno de los coloquios capitalinos. Hablan y no paran del orgullo que ha significado seguir a una selección que deja una retahíla de títulos sin parangón.  La consigna es no hacer sangre, y recrearse en unas gestas pasadas, otorgando un crédito infinito a los jugadores que han protagonizado un ciclo jamás visto.

Y digo que estoy sorprendido, porqué justo, justo lo mismo es lo que aquí hemos escrito y leído respecto al final de una época de marcado color culé. Pero en cambio no se hizo esa misma lectura benévola desde los medios que hoy evitan hacer leña del árbol caído. Y lo que allí ahora es compresión por una situación desembocada por un stress físico,  aquí se traducía en guerras internas en el vestuario que hacían que el rendimiento no pudiera ser mejor. Lo que allí es agradecimiento por los servicios prestados, aquí se tornaba en un ataque siistemático a las principales estrellas, atribuyendo la falta de tensión a la falta de compromiso de éstas. Lo que hoy es un fluido de elogios, aquí se convertía en una retahíla de ataques a cual más cruel.

Curiosa la visión de la misma situación, protagonizada por los mismos jugadores ante los mismos ojos críticos. O es que acaso Iniesta por poner un ejemplo, ha mostrado su cansancio sólo en el trópico brasileño, y en el césped culé no corría pensando en sus discrepancias con el entrenador. La lentitud de Xavi en la Roja, hoy debida al cansancio, se traducía hace un mes en falta de rigor en los entrenamientos. La endeblez de Piqué en el centro de la defensa, hoy atribuible a un lógico periodo de recuperación tras una lesión, era hace poco síntoma de la mala vida en la noche catalana.

Yo no es que me alegre de la derrota de la selección española, ya que ayer viendo el transcurrir del partido, no pude dejar de sentir cierta aflicción por la imagen que estaban ofreciendo unos jugadores que saben que pueden hacer mucho más. Pero también es cierto, que también me quedo la tranquilidad de la constatación de que el final horroroso de temporada de los culés poco tiene que ver con cuestiones extradeportivas. Sencillamente no pueden hoy y no podían hace un mes. Realmente no sé muy bien que cara hubiera puesto si en estos partidos hubiera visto a los míos deshacerse en esfuerzos a los que últimamente no nos tenían acostumbrados.


Por eso este post, dedicado aquellos que durante los dos últimos meses se rieron y vilipendiaron el magnífico ciclo culé, sin darse cuenta que el fin de ese mismo ciclo era la antesala del que hoy ha puesto punto y final.

viernes, 13 de junio de 2014

Jennifer López se lleva el premio.

Ha empezado el Mundial. Para mí, el evento deportivo por excelencia. Desde que lo descubrí en el año 1974, a mis nueve añitos, y desde la televisión pude seguir el camino hasta la final de la entonces denominada “naranja mecánica”, he intentado no perderme ninguna de sus ediciones. Todavía tengo nítido en la memoria el partido de Holanda contra Brasil,  que propició que los orange accedieran a la final de la mano del impresionante talento de Cruyff y la  potencia física de Neeskens. Krol, Rep, y otros parecían destinados a llevarse aquel título, que sólo trunco una tarde aciaga ante el anfitrión alemán.

Pues bien, cuarenta años después, me sentaba de nueve delante de la televisión para deleitarme con el primer partido de esta edición. Brasil como anfitrión prometía un partido grande, y los croatas con esa pareja de centrocampistas llamados a llenar un espacio en la formación de los dos grandes equipos de nuestra Liga se vislumbraban como un rival difícil de batir. Partidazo a la vista!!

Y pasados los noventa minutos, pues qué queréis que os diga. Todavía estoy intentando buscar en mi memoria alguna jugada que me llamará especialmente la atención, o un tiempo de partido que me dejará enganchado delante de la imagen. Sólo el simulacro de penalti, que con muchas ganas pitó el colegiado japonés hizo que en casa el ambiente se animara. El resto, un poquito de Neymar y poco más.

Y mi sorpresa ha sido cuando esta mañana leyendo la prensa leo titulares hablando de O’Ney y de partidazo con mayúsculas de nuestro crack. Incluso, en un titular de Cristina Cubero se habla se impresionante golazo, en la acción que supuso el empate que contrarrestaba el autogol de Marcelo que puso por delante a los croatas.

Debe ser que me hago viejo, y que mi percepción de la realidad varía. Dónde yo vi un chute casi erróneo, medio mordido, y que salió apenas sin fuerza, leo que otros especialistas hablan de disparo colocado a la base del poste. Dónde yo vi a un portero renqueante que tenía que pedir permiso al resto de su cuerpo para poner en orden de ejecución las acciones para lanzarse al suelo, otros hablan de tiro imparable. Dónde yo vi un partido simplón, con apenas dos arrancadas de mención, y un cierto aire de agotamiento, otros vieron magia y dotes de mando. Y donde yo no vi apenas fútbol, otros hablan de magia. Pues sí, debe ser que me voy haciendo viejo.

Y también debe ser por eso que, recordando hoy la final, la primera imagen que viene a la cabeza sea la de Jennifer López contoneándose en el escenario. Esto debe ser también propiciado por los calores del verano, ¿no?

miércoles, 11 de junio de 2014

Guardiola financia al Real Madrid

Más o menos este es el titular que acabo de leer en algún periódico digital de dudosa reputación. Después de leerlo, me ha entrado la inquietud, y he ido al detalle de la noticia, objetivo que supongo que buscaban.

Nada relevante. Únicamente el fichaje de Garay como central por parte del Bayern de Munich. Fichaje que como resultado de su prima, desencadena una serie de movimientos compensatorios que hacen que siete millones y medio de euros acaben en las arcas del club blanco, a saber tú porque clausulas pactadas en su momento

Un titular destinado a generar controversia, y sobre todo a dar una visión sesgada de la realidad. Un titular que busca el título fácil, con uno de los métodos más antiguos y absurdos que utiliza la prensa escrita. Un titular que nada tiene que ver con lo que expone. Un artículo sin sentido.

A veces, en mis artículos de aficionado, intento buscar la originalidad, intento dar una visión diferente del trato general que se le da la información. Busco una visión personal de un deporte que me apasiona. La verdad, es que a día de hoy todavía no entiendo los motivos de mi esfuerzo. Sólo hace falta un titular simplista, estrambótico y rotundo, cuatro líneas mal contadas, y se lanza al aire una bomba  en forma de artículo que te genera más visitas que la información más contrastada y veraz.


Ahora lo podré comprobar. Hasta donde llegará este artículo en el top ten semanal y mensual?

jueves, 5 de junio de 2014

Barça - Una carcel de oro.

Gozan de privilegios que el resto de los mortales ni soñamos, de sueldos, sobresueldos, y otros parabienes del oficio del oficio. Llegaron a un equipo sinónimo de excelencia, de grandeza, de triunfo. Pensaron que el cenit de su carrera había llegado, y que el último paso les llevaría a disfrutar de sus mejores años futbolísticamente hablando. Creyeron que serían leyendas y que su nombre quedaría grabado en MAYÚSCULAS en la historia del club. Se imaginaron bandera del Barça. Y sin embargo, todos buscaron una salida.

Primero fue Toure Yaya, el cual disminuido por la explosión de un emergente Sergio Busquets, buscó el reconocimiento en un fútbol diseñado exclusivamente para él. Después fue Ibrahimovic, que incapaz de someterse a la jerarquía de Messi pensó en ser el más grande lejos de la grandeza del Camp Nou.

Más tarde Thiago pensó que su futuro era imposible a la sombra de los centrocampistas azulgrana, y buscó acomodó en tierras bávaras, intentando alcanzar la gloria que aquí parecía negársele. Villa también, después de tres años se vio desplazado por un estilo de juego que coartaba su incesante búsqueda del espacio.

Y ahora, recién finaliza la temporada, valoramos si la aportación de Neymar, llamado a ser el futuro crack de referencia mundial es capaz de adaptarse a ese rol de sumisión que otros no han podido o sabido aceptar. Y hoy, nos despertamos con que, Cesc, aquel que en su día regreso cual hijo pródigo a la casa que le vio nacer, confirma que su intención es buscar el éxito lejos de lo que supuso sería el escenario de su consagración definitiva.

Todos jugadores de primer nivel que llegaron con el sueño de hacerse inmortales y hacer que el ciclo que hoy parece haber tocado a su fin tendiese a infinito. Todos, profesionales de alto prestigio que después de su marcha han seguido triunfando allí done han ido. Todos, personas que encorsetadas en un sistema de juego que les privaba brillar, fueron decayendo hasta decidir que la huida era su mejor opción.

Somos prisiones de un estilo de juego que nos llevó a lo más grande. Somos esclavos de Xavi, Iniesta, Piqué, Messi y Busquets. Estamos atados a una concepción del juego que sólo ellos entienden. Estamos sujetos a un grillete que ahora, lejos de relucir se va oxidando, y tiene el peligro de gangrenar el braza que sujetan. Y necesitamos liberarnos y pensar en una nueva manera de afrontar la competición.

No puedo creer que todos estos jugadores, internacionales, figuras, y en algunos casos incluso superstars, no hayan podido triunfar en este equipo. Algo se debe de estar haciendo mal. Algo debe de cambiar. No podemos ligar nuestro futuro a un conjunto sólo pensado en el brillo de once jugadores, dejando para el resto los minutos que nadie quiere jugar. No debemos mirar sólo al pasado, y pensar que un estilo de juego ejecutado con los mejores a su máximo nivel sea la llave para seguir triunfando. Debemos encontrar la llave de ese grillete que nos tiene amarrados y no nos deja ir más allá. Debemos de innovar.

Jugadores que en otro momento fueron imprescindibles deberían dar un paso al lado, y dejar que sean otros los encargados de asumir la máxima responsabilidad. Técnicos que crecieron con una forma de ver el juego, han de buscar variantes que permitan la regeneración de un sistema ya obsoleto. Periodistas que se postulan casi como devotos de una filosofía de juego, deberían empezar a pensar que sólo el cambio continuo es sinónimo de avance.

Dejemos de hablar de posesión, dejemos de lado el tiki-taka, olvidémonos del falso nueve, y creemos un nuevo equipo a partir de los mimbres que hoy quedan y los refuerzos que han de venir. Tiremos fuerte de esa cadena que nos aprisiona y corramos en búsqueda de la libertad que nos permita asumir con garantías el inicio de una nueva etapa.  

jueves, 29 de mayo de 2014

La portera de Núñez

Leo cada día las portadas de los periódicos deportivos de Barcelona, y no acabo de ilusionarme con los nombres que veo pasar. Jugadores noveles e incorporaciones  veteranas parece ser la apuesta de nuestro director deportivo para realizar la reestructuración de la plantilla. Y es que analizando uno a uno los nombres que a día de hoy se han mostrado, no veo en ellos todavía ningún jugador llamado a permanecer muchos años en el club.

Y si digo que en mi opinión, las apuestas más ilusionantes son la vuelta de Rafinha i Deulofeu de sus respectivas cesiones a Celta y Everton, se puede deducir de forma clara que el resto de nombres no me ofrecen ningún tipo de interés.

Ter Stegen, portero  novel, y sin apenas experiencia todavía tiene que demostrar que la portería del Camp Nou es su hábitat habitual. No hace falta recordar sonoros fracasos en fichajes de porteros extranjeros cuando tuvieron que soportar la presión de la grada. El malogrado Enke, también alemán, o Vitor Baia, que llegaba con vitola de superhéroe naufragaron con estrépito.

Y ayer se hablaba de Bravo, una apuesta “casera”, que destaca más por sus largos desplazamientos con el pie, que por su aportación bajo los palos. Y es que todavía no entiendo esa manía que nos ha entrado en valorar más en un portero las cualidades que debe tener un jugador de campo, que por lo que debería ser su principal virtud; parar.

Ya en defensa los nombres de Marquinhos y Miranda tampoco es que sean el prototipo de futbolista llamada a echar las campanas al vuelo. El primero, con apenas 20 años cumplidos, suplente en el PSG y sin entrar en la convocatoria de la selección brasileña para el próximo Mundial, es una apuesta que no ofrece más garantías que la del propio Bartra. Por condiciones y características casi parece una fotocopia del canterano. El segundo, también sin Mundial, al menos aportaría contundencia en el juego aéreo, aunque si de lo que se trata es de sacar jugado el balón, no se puede decir que ahí esté su virtud.  Tampoco el nombre de Laporte puede incluirse en ese tipo de jugador que merece que pierdas unas horas del día, para ir a las gradas del estadio a vitorearlo en el día de su presentación

Y ya no hablemos de Matheuw o Fontás, los cuales ya suenan a recursos destinados a pasar largas horas en los banquillos de la Liga.

Sin noticias del centro del campo, en el que de momento parece que no habrá movimientos a tenor de la calidad de los jugadores que componen la plantilla, se llega a los delanteros. Y ahí, a diferencia de otros años, en la que desfilaban nombres y hombres a cual más ilusionante, ahora la opción se restringe a Llorente, que llenaría ese espació vacante en el diseño de ese famoso plan B.

Mirando a cada uno de estos nombres, todavía intento ver a que jugador de la actual plantilla mejoran. Parecen más jugadores llamados a rellenar huecos o situaciones puntuales, que a ser verdaderos puntales en el equipo.

Qué lejos quedan aquellos tiempos en la que los grandes cracks del momento se nos mostraban en fotomontajes luciendo la camiseta azulgrana, haciéndonos estar pendientes día a día de cada paso de la negociación.

Yo imaginaba un periodo estival en los que nombres cómo Hurt o Neuer fueran alguna de las apuestas sorpresas en el marco. Hummels o el sempiterno Thiago Silva volvieran a las quinielas defensivas. Reus o hasta Ozil sonaran como refuerzons de nuestro a veces maltrecho centro del campo. Y Luís Suárez o Levandosky declararán que sus sueños culés estaban a punto de cumplirse.

Qué lejos queda esa época en la que la protagonista del verano en tema de refuerzos era la famosa portera de Núñez

jueves, 22 de mayo de 2014

Un soplo de aire fresco

He sido jugador de fútbol, y en los últimos días, casi diría que meses de Tata Martino en el banquillo, me ponía a imaginar qué ambiente se podría estar viviendo en el vestuario. La presencia  del argentino en sala de prensa, daba paso a un mensaje lúgubre, triste y de fracaso. Con la melancolía como imagen de fondo, no dejaba de venirme a la cabeza el mensaje del famoso libro de Milan Kundera, “la insoportable levedad del ser”. 

Daba la sensación de que ya no se aguantaba ni a sí mismo, y cómo respuesta a esa desazón, dejó que la inacción fulminara su trayectoria. Una trayectoria que empezó en forma de bombero, y que acabo casi con cara de enterrador. Una trayectoria, que según mi parecer, debió poner fin mucho antes, dejando paso a cualquiera que se viera con ánimos de afrontar con optimismo y ganas, el tramo final de la temporada.

Imaginaba, decía antes, a sus jugadores, sentados en el vestuario, escuchando sus consignas. Imaginaba el tono de su voz, la empatía de su mensaje. Y se me hacía imposible visualizar una imagen de complicidad, una imagen de esfuerzo, de superación, de pasión. En definitiva, veía imposible que tras la consabida charla pre-partido, el once titular embocará el tunes de acceso al campo “como motos”.

Ayer, en el primer acto de Luis Enrique cómo entrenador azulgrana, yo también vi lucir el mismo sol al que él se refería en rueda de prensa. Esa imagen de un día, que empieza con el astro rey alzándose majestuosos sobre el cielo de la ciudad, sirve como metáfora para evocar el inicio del nuevo ciclo que ayer se puso en marcha.

Tardó poco el asturiano en ponerse en el bolsillo a todos los presentes. Con un mensaje “siempre positivo”, evocando anteriores épocas azulgrana, daban ganas ya de dejar atrás todo lo vivido esta temporada. Daban ganas incluso de dejar atrás un verano que todavía no ha comenzado, y empezar a ver que nos deparará este nuevo equipo.

Y digo nuevo equipo no ya por los refuerzos que puedan llegar, sino por el diferente talante que casi parece seguro que le imprimirá. No sé si jugaremos al ataque, o reforzaremos la defensa. No sé si tendremos un nueve puro, no sé el dibujo que mostrará, pero casi puedo asegurar que al menos veremos intensidad. Sí casi me dieron ganas de ponerme ayer las botas y saltar al césped a jugar!!!!

Ilusión es lo que nos hace falta. Ilusión que deje atrás estos años post Guardiola, en los que poco a poco hemos ido perdiendo pedacitos de una gloria que tantos años nos había costado conquistar. Motivación es lo que necesitamos. Olvidarnos del pasado y pensar en que el presenta es la época que nos toca vivir.

Y la primera decisión del nuevo líder del vestuario, decidiendo prescindir de todo el actual staff técnico me parece que va en ese camino. No quiere ver a nadie en el campo que recuerde estos últimos días. No quiere ver a nadie cerca que haga que un jugador levante la cabeza, y vea un rostro ya conocido que le transporte a esta triste etapa que les ha tocado vivir.

Luis Enrique ha abierto la ventana de par en par, y espera que las ráfagas de aire fresco de ese día soleado que ayer todos vivimos, renueve el ambiente de una habitación, que hoy sí, parece lucir unas estupendas vistas.

jueves, 8 de mayo de 2014

Así se las ponían a Fernando VII

El rey Fernando VII era un gran aficionado al billar y al que le gustaba jugar largas partidas, las cuales, casualmente, siempre ganaba. Sus contrincantes se sentían incapaces de ganar al monarca, no porque éste fuese mejor jugador, sino por el temor que le tenían. Hay que recordar que este rey ha pasado a los anales de la historia por ser el rey que restauró el absolutismo, derogó la Constitución de Cádiz.
En realidad,  Fernando VII no era tan buen jugador de billar y a pesar de la afición que tenía por el juego, no era capaz de acertar una jugada, por sencilla que esta fuese. Ocurría entonces que sus rivales, temerosos de contrariarla se dedicaban a colocar las bolas en la mesa de tal forma, que sin apenas pericia fuera el rey capaz de realizar las más sencillas carambolas.
La expresión ‘Así se las ponían a Fernando VII’  comenzó a utilizarse para referirse a las facilidades que se le da a alguien a la hora de ejecutar algún proyecto, examinarse o realizar alguna tarea sin complicación alguna.
Pues bien, después de lo acontecido esta última semana no hay frase mejor para resumir el final de esta loca Liga. El empate de los azulgrana ante el Getafe, con todo a favor para sumar una victoria, parecía provocar el fin de una aciaga, hasta el sábado temporada. Pero vete aquí, que los rivales, asemejándose a aquellos que parecían disfrutar en el reino del rey absolutista con las victorias de éste, han decidido dar otra oportunidad al monarca azulgrana…., y le han puesto las bolas en el tapete de tal forma, que de fallar ahora, sí que se podrá decir que el equipo azulgrana ha tirado la competición. Competición a la que accederá tanto por méritos propios como por deméritos de sus contrarios.
Ahora la pregunta está en el aire. ¿Será capaz el equipo catalán de ganar los dos partidos que le quedan? Desenchufados de la intensidad que requiere un campeonato de alto nivel, ¿podrán volver a pensar en positivo y disputar ciento ochenta minutos con las ganas que ahora se necesitan?
La afición vuelve a estar ilusionada. Se nota en la calle, se escucha en los bares, se lee en los tweets, en los foros, en los artículos de opinión, pero…..¿el equipo se cree que puede ganar la competición?
Y sobre todo, ¿se lo cree su cuerpo técnico? Un equipo de técnicos que con Tata Martino a la cabeza lleva semanas pidiendo casi perdón por el rendimiento dado, deberá a partir de hoy, ponerse las pilas y pensar que a veces sí, a veces hay segundas oportunidades, y hasta terceras o cuartas. ¿Pero sabrán hacerlo?
Yo soy escéptico en este sentido. Y es que ya llevo días defendiendo que en mi opinión la etapa del Tata Martino y sus ayudantes como entrenadores del equipo está siendo demasiado larga. Y no lo digo por los malos resultados. No es una cuestión de cesar al técnico después de la semana infausta que hizo perder la Copa del Rey, caer eliminados en la Champions y decir, hace apenas un mes adiós a la Liga.
No, las razones son otras. Para mí, el Tata desde su posición de exigencia para consigo mismo, se ha visto superado por la grandeza del club, y ha caído en el desánimo de no haber podido seguir con un ciclo que parecía que tenía que seguir siendo triunfal. Cada comparecencia en rueda de prensa, cada declaración, cada gesto denotaba hastío, desgana y ganas de llegar al final.
Cada frase rezumaba tristeza, incomprensión y sabor a derrota. Cada foto mostraba el perfil de un hombre desbordado por unos acontecimientos que ya no controlaba.
Entonces era el momento. Un cese rápido, un técnico de emergencia, con ganas, con ilusión, con fuerza y con un mensaje diferente creo que hubiera dado ese plus de motivación que parece que a día de ayer todos habían perdido.

Pero hoy estamos todos por las nubes. Hoy todos vemos las bolas en el tapete colocadas de tal forma que ni el más inepto billarista sería capaz de fallar la carambola. Está todo de cara, y sólo queda agarrar el palo con firmeza y ejecutar la jugada que nos dará la victoria. ¿Se podrá?

Etiquetas

Adán (1) afición (4) Alba (1) Alexis (3) Aléxis (13) Alves (2) Amardor (1) Aquiles (1) Argentina (1) Arsenal (1) Atlético (4) ayer (2) Balón de Oro (7) Barça (200) Barcelona (53) barro (1) Bartra (2) Benfica (1) Betis (4) Bilbao (1) blog (1) Bojan (2) Busquets (6) Búsquets (2) cambio (2) camiseta (1) campeón (4) cantera (8) Carazo (1) Casilas (4) Casillas (2) catalán (1) Catalunya (2) caverna (3) Celta (1) Celtic (1) Cesc (9) Champions (42) Chelsea (4) Chile (1) ciclo (1) cinco (1) City (2) clásico (6) clásicos (7) contrato (1) Copa (2) Copa América (1) Copa Catalunya (1) Copa del Rey (14) Cornellà (1) corrupción (1) CR7 (8) crisis (2) Cruyff (11) Cuenca (1) Damm (1) debate (1) defensa (1) Del Bosque (2) delantero (1) dependencia (1) Depor (1) Deulofeu (3) Di Stefano (1) dinero (2) discurso (1) discusión (1) Drogba (1) época (1) Espanyol (1) España (1) Eto'o (1) Eurocopa (5) euros (2) Falcao (2) femenino (1) fichajes (6) fin de ciclo (1) final (2) Florentino Pérez (4) fútbol (47) Gamper (1) gestión (1) Getafe (4) Gijón (1) gol (1) Granada (3) Guardiola (59) historia (3) Hospitalet (1) Ibrahimovic (1) imputar (1) indulto (1) Iniesta (14) innovar (1) Intercontinental (2) Javi Martinez (1) justicia (1) Koeman (1) Laporta (1) Levante (2) Leverkusen (2) LFP (1) Liga (85) Liga Europea (2) Madrid (9) Málaga (2) Mallorca (2) Manchester (1) Maradona (1) Marta (1) Martinenc (2) Masia (5) Mess (2) Messi (63) Mi (1) Milan (2) Milán (5) Mourinho (50) Mundialito (2) Neymar (3) niños (2) nueve (1) octavos (1) ojo (2) Olivella (1) Oporto (1) orgullo (1) Osasuna (5) Parrales (1) Pedro (4) Pelé (1) Pep (1) Pepe (4) perdón (1) pereza (1) periodismo (2) pichichi (1) Pinto (1) Piqué (8) polémica (7) polideportivo (1) Por qué? (1) porra (1) portero (1) posesión (1) prensa (2) pretemporada (8) primas terceros (1) Pujol (1) Puyol (5) Racing (2) Rayo (1) Real Madrid (69) Real Sociedad (6) renovación (4) retirada (1) Rikjaard (1) Rivaldo (1) Romario (1) Ronaldo (15) Roncero (1) Rosell (2) Roura (1) sación (2) sentimiento. som i serem (1) Sergio Ramos (2) Sevilla (2) Simeone (1) Song (2) Spartak (2) Supercopa (9) táctica (2) Tata (1) Telecinco (1) televisión (2) Tello (1) temporada (2) tertulias (3) tertulías (1) Thiago (4) tiki-taka (1) Tito (18) Torres (1) UEFA (1) Valdano (1) Valdés (8) Valencia (5) Valladolid (1) valores (1) Van Gaal (3) Varane (1) verano (2) veteranos (1) victoria (1) Vilanova (7) Villa (9) Villarato (2) Villarreal (1) visión (1) Wegner (1) Wembley (2) Xavi (17) Xavi Alonso (1) Zaragoza (2)

Bienvenidos a mi pasión por el fútbol

Te gusta el fútbol? En este espacio verás mi opinión sobre la actualidad de este deporte. Una de mis pasiones!!!

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites